Sin categoría

Puesta en común de experiencias contra la privatización del agua

Aprovechando la coyuntura del FAME, Ecologistas en Acción e Ingeniería sin Fronteras han sido invitados a una reunión del grupo de trabajo de Medio Ambiente de la Izquierda Europea. La sesión ha servido para poner sobre la mesa algunas de las luchas recientes en materia de oposición a la privatización del recurso.

Francia ha puesto sobre la mesa la reciente victoria de la ciudadanía en la mancomunidad de Evry, que abarca unos 160.000 habitantes en el área metropolitana del sur parisino. Esta mancomunidad, tras una lucha en la que se forjaron vastas alianzas (organizaciones vecinales, familiares, ecologistas, sociales, políticas,…) con una alta participación de los usuarios, han logrado remunicipalizar la gestión del agua, hasta ahora en manos de SUEZ. El nuevo sistema reconoce el derecho humano al agua con un acceso gratuito a los primeros metros cúbicos, plantea una bajada del precio en un 30%, un reforzamiento de la situación laboral de los trabajadores, una reinversión de los beneficios en la mejora de infrastructuras, y una gestión compartida entre autoridades y ciudadanos. El éxito del proceso se puede medir por la alta participación de los usuarios en el referendum que aconteció para tomar la decisión de la remunicipalización: participaron el 70% de los usuarios, estando el 95% a favor del cambio.

Portugal puso de manifiesto la progresiva degradación de la gestión pública del agua en las ultimas décadas, con la aprobación de diferentes leyes que debilitan el control público. El primer cambio legislativo importante, que se remonta a 1993, permitía que el 49% del control de la gestión estuviera en manos privadas. Diez años más tarde un nuevo cambio en la ley de aguas traspasaba las competencias de gestión, que dejaban estar en manos de los pequeños municipios para pasar a nivel regional. Así, donde antes había más de 300 pequeñas empresas privadas cogestionando el recurso en la actualidad solo hay 9 grandes compañías controlando ese 49%, que han conseguido ir fusionándose al ampliarse el espacio de gestión. Actualmente el otro 51% estña en manos de Aguas de Portugal, la empresa pública sobre la que existe una presión privatizadora creciente. La sociedad civil portuguesa se plantea imitar la experiencia italiana del referendum y abrir un proceso de trabajo durante los dos próximos años con este objetivo.

Italia contó su triunfo recientes en el caso del referendum donde la gestión pública fue secundada mayoritariamente por la población. Asimismo, España relató los detalles de la consulta popular acaecida hace diez dias sobre la privatización del Canal de Isabel II.

Article anterior

Iniciativa Ciudadana Europea: recogiendo firmas para que el agua sea pública

Següent article

Vida o negocios? Retos en la gobernanza y gestión del agua en España