Notícies

La CUP ha pedido revertir la privatización de la ATLL para pactar la investidura de Mas

Una fuente de la Generalitat, que reconoce la petición de la CUP, apunta que solo se podría hacer un gesto simbólico, pero que para nada la Administración autonómica puede asumir su coste
Foto: Estación de tratamiento de agua potable en Llobregat (www.atll.cat)
Estación de tratamiento de agua potable en Llobregat (www.atll.cat)

El movimiento de izquierda radical CUP, que cuenta con diez diputados en el Parlament, ha pedido a la formación de confluencia independentista Junts Pel Sí que la Generalitat revierta la privatización de Aigües del Ter Llobregat (ATLL), la más importante y polémica que ha llevado a cabo el Gobierno de Artur Mas.

Fuentes cercanas a la Generalitat han explicado que desde el principio los independentistas radicales han estado demandando la reversión de las privatizaciones, y no solo la de ATLL. Pero tanto Junts Pel Sí como la propia CDC se han negado en redondo. También es verdad que no sería una condición que permitiese dar el visto bueno a Artur Mas. Vetar al presidente catalán sigue siendo la primera prioridad de los ‘cuperos’. Y las privatizaciones son una adenda para la CUP, que está haciendo valer, y mucho, su decena de diputados.

Antonio Baños, líder de la CUP. (EFE)
Antonio Baños, líder de la CUP. (EFE)

En la sesión de ayer en el Parlament, Artur Mas defendió la privatización, que aportó en 2012 un total de 298 millones de euros que en su día se destinaron a pagar nóminas de funcionarios y a asumir gastos del día a día. Tras otorgar la concesión de ATLL por 50 años, tanto el órgano de tutela de la contratación pública de la propia Generalitat como Agbar cuestionaron la privatización, que acabó siendo anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), una causa legal que las partes han recurrido al Supremo.

Fuentes cercanas a Junts Pel Sí han asegurado que las peticiones siempre se han planteado de manera razonable y que en la CUP, desde el inicio de la ronda negociadora, se ha aceptado qué cosas se podían hacer y cuáles no con los actuales recursos disponibles.

Condiciones de la deuda

Una prueba de este realismo por parte del grupo que ahora lidera Antonio Baños se encuentra en el anexo a la declaración independentista, donde se incluye una renegociación de las condiciones de la deuda de la Generalitat en manos de la banca, más de 30.000 millones, para rebajar los costes financieros, en línea con lo reducido de los tipos actuales y de la baja inflación. Estas mismas fuentes aseguran que la CUP renuncia a buena parte de sus tradicionales demandas en ese terreno, que hablan de “quitas” y de “deuda ilegítima”.

Sin embargo, también es cierto que Artur Mas hizo en su discurso de investidura un guiño inequívoco a la formación de extrema izquierda en el tema de ATLL, cuando puso el acento en “un país sostenible medioambientalmente y territorialmente. El aire que respiramos, el agua que bebemos, el sol que tomamos… son bienes comunes que hay que cuidar y transmitir a las generaciones futuras”.

Reversión ‘de facto’

Artur Mas en el Parlament. (EFE)
Artur Mas en el Parlament. (EFE)

Otras fuentes de Junts Pel Sí han ironizado sobre la petición y sus efectos, asegurando que tampoco costaría tanto darle esto a la CUP, puesto que el TSJC ya ha sancionado la privatización y las previsiones sobre el recurso al Tribunal Supremo no son muy positivas. Por tanto, se trataría un mal menor.

Pero un mal menor que costaría caro. Más de 300 millones de euros en el mejor de los casos. Mucho para una Generalitat que no tiene ni para abonar este mes de noviembre el 25% de la paga extra de 2012 que el Ejecutivo español sí se ha comprometido a pagar. La reversión sería tan costosa como devolver la paga y mucho menos rentable políticamente, cuando se quiere pedir al cuerpo de funcionarios que tome medidas para afrontar los primeros pasos de la ruptura con España.

Actos simbólicos

Una fuente de la Generalitat, que reconoce la petición de la CUP, apunta que solo se podría hacer un gesto simbólico, pero que para nada la Administración autonómica puede asumir un coste de este tamaño con la caja vacía.

En la práctica, un anuncio sobre la reversión sería tan retórico como la declaración de la desconexión aprobada el lunes. Con los escasos recursos disponibles, solo un nueva privatización daría viabilidad a ATLL.

Font: El Confidencial

Article anterior

¿Por qué está tan mala el agua del grifo de Barcelona?

Següent article

El Govern té el que queda d'any per complir la sentència que pesa sobre el runam del Cogulló

Sense comentaris

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Podeu fer servir aquestes etiquetes i atributs HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>